Alimentos picosos y lactancia

De Mamá a Mamá

Alimentos picosos y lactancia

Comer bien y sano no es solamente una recomendación para el embarazo. Durante el postparto es muy importante que también cuides tu dieta, que ésta sea nutritiva y balanceada, y como estarás amamantando a tu pequeño, que sea también del gusto del bebé. No olvides que todos esos nutrientes que consumes irán en la leche materna que le brindas a tu hijo.

Muchos expertos en nutrición recomiendan llevar dieta variada en sabores y aromas durante la lactancia. Así que cuando las mujeres lactantes se preguntan si deben evitar el chile, las salsas y los moles picosos, la respuesta es no necesariamente. La diversidad de lo que comas puede influir en los gustos futuros de tu hijo, es decir, en que acepte ciertos sabores cuando ya pruebe los alimentos directamente.

Es muy habitual en nuestra cultura mexicana, así como en China, Tailandia e India que las mujeres no dejen de comer, durante el embarazo y después del parto, las mismas cosas que usualmente comen en su vida diaria como las salsas picosas o condimentadas. Es simplemente cuestión de costumbres culturales y de gustos.

Al respecto, un estudio publicado en la revista Pediatrics comprobó que los bebés lactantes reaccionaron positivamente a la leche producida por sus mamás al comer una cápsula de ajo diaria. Inclusive mejoraron y se prolongaron las sesiones de amamantamiento, pues los bebés se sentían atraídos por el aroma y el sabor del ajo.

El chiste no es restringir el consumo de algún alimento en particular, sino más bien ir experimentando si el pequeño lactante está a gusto con el menú de mamá y, según ese indicador esencial, hacer cambios en la alimentación.