nutricion-embarazo

De Mamá a Mamá

Embarazo: ¿puedo comer los dulces que quiera?

¿A quién no se le antoja una oblea crujiente embarrada con cajeta, unos mangos o tamarindos enchilados o brownies recién horneados? Sí, posiblemente durante el embarazo se antojen más esas cosas dulces porque tu cuerpo pide más energía, aparecen los clásicos “antojos” y la ansiedad también hace de las suyas.

Pero, ¡aguas con el consumo excesivo de calorías! Toma en cuenta que los dulces por lo general aportan muchas calorías y pocos nutrientes. Aunque se te antoje mucho el dulce, hay opciones más saludables. Cuídate de la probabilidad de aumentar excesivamente de peso porque, aunque no es el único riesgo de comer muchos dulces, sí es uno muy importante.

El exceso de azúcar, durante el embarazo, es perjudicial para ti y también para el bebé en desarrollo. Los índices de glucemia elevados en esta etapa aumentan el riesgo de complicaciones en el proceso y en el parto, tales como bebés muy grandes, lesiones en el canal del parto y dificultades para lograr un alumbramiento natural. Los pequeños también tienen más riesgo de sufrir hipoglucemia en sus primeros días de vida, entre otros padecimientos.

Por todas esas razones, satisface tus antojos dulces, con alternativas saludables como galletas de avena y nuez, queso con un poco de mermelada o miel, yogur con trozos de fruta natural, helados y flanes hechos en casa, y gelatinas. ¡Sé creativa con los postres y bocados dulces, y no te prives de comer cosas ricas! ¡Te las mereces!