¿Cómo saber que mi embarazo va bien? | Vitaminas Elevit
Revisión medica

De Mamá a Mamá

¿Cómo saber que mi embarazo va bien?

La primera gran garantía de un embarazo saludable es, sin lugar a dudas, la planificación de cada paso. ¿Pero cómo saber si tu embarazo va bien y se está desarrollando de forma normal y saludable? ¿Cuáles son los síntomas que evidencian que todo va bien, que estás sana y tu hijo también?

Primero que todo, y aunque parezca curioso, las náuseas y los vómitos –especialmente durante el primer trimestre- son una una señal de embarazo saludable, aunque no agradable, es cierto. Esto sucede debido a los muchos cambios hormonales que están sucediendo en tu cuerpo. Y, como bien sabes, hay diversas alternativas para lidiar con estos molestos síntomas. Claro, no quiere decir que las mujeres que no presentaron esto síntomas tengan algo malo, cada cuerpo es diferente. Lo importante es saber que los cambios hormonales son  completamente normales en esta etapa.

Otro signo absolutamente dentro de la regla es la sensibilidad –y en ocasiones dolor- en los senos. Se calcula que por lo menos 90% de las mujeres experimenta esta sensibilidad durante la gestación y es un indicador de embarazo saludable porque significa que se están desarrollando las glándulas mamarias para producir la preciada leche materna.

Suena obvio, pero no es posible que entre los signos saludables no se menciona el crecimiento sano del vientre. Cuando el tamaño de tu panza va agrandándose de acuerdo a lo previsto en cada etapa, no cabe duda, todo va viento en popa con tu bebé. Y claro, el aumento de peso según cada etapa de desarrollo, no más ni menos.

De igual modo, la presión arterial debe mantenerse dentro de los rangos normales, aunque durante el segundo trimestre muchas mujeres experimentan una leve alza de la presión. ¡Aguas! Siempre será bueno checarse en este sentido. Otro signo para saber que tu embarazo va bien es, por supuesto, el crecimiento del feto. Tú irás experimentando sus movimientos después de la semana 15 de gestación.

Así, si todo va bien, todo lo mencionado sucederá, mientras ¡tu bebé y tú siguen a la espera de verse pronto las caras!