cómo saber qué

De Mamá a Mamá

Cómo saber qué elegimos al ginecólogo adecuado

Si hay una figura esencial para acompañar un embarazo, un parto y un posparto, además de la familia y los amigos del alma, esa es el ginecólogo, o la ginecóloga. No debe ser un personaje ajeno, que nos simboliza distancia ni miedo, tampoco que nos ruborice. Debe convertirse, en pro de un mejor viaje por esta aventura, en un cómplice al que le tenemos la confianza de un amigo.

Confianza es la palabra clave para saber si hemos elegido el ginecólogo adecuado. Que le podamos decir lo que sea, incluso ocurrencias tontas o hacer preguntas sin mayor sentido, no importa, pero que al final nos sintamos libres de dialogar con él y escucharlo.

Es fundamental que sea una persona asequible, que pase el teléfono o regrese la llamada o a la que podamos despertar a media noche para consultar alguna emergencia. También alguien en quien creamos y que sea tan honesto con nosotros que no siempre nos diga lo que queremos oír.

Un buen ginecólogo es confidente, es honesto, se preocupa, explica, enseña, escucha, está presente, tranquiliza, y garantiza seguridad y experiencia. Peor sobre cualquier cosa, debe existir una química cercana y positiva entre la mamá en embarazo y él.

¿Elegiste al mejor ginecólogo?