Mitos y verdades sobre el parto en casa | Vitaminas Elevit
Mitos y verdades sobre el parto en casa

De Mamá a Mamá

Mitos y verdades sobre el parto en casa

Aunque dar a luz en casa, era lo usual, con la llegada de la medicina moderna, se dejó de hacer. Hoy en día muchas mamás y parejas en embarazo están nuevamente considerando esta opción. Los porqués, van desde hacer de ese momento algo más íntimo y personal, hasta volver a las raíces para que sea un proceso natural, sin tanta intervención médica. ¿Tu preferirías un parto en casa o un tradicional?
Lo cierto es que el hecho de que la mujer tenga la posibilidad de elegir el lugar donde va a dar a luz le ofrece mucha seguridad y apoyo emocional, lo cual se traduce en mayor liberación de la hormona oxitocina, imprescindible en el parto. Asimismo, sucede con la sensación de estar acompañada cuando nazca el bebé y con la libertad de postura, que sin duda brinda la mayor comodidad a la futura mamá, por lo que podemos concluir que este también tiene sus ventajas.
De todos modos, el parto domiciliario depende de muchas circunstancias y no es viable en todos los casos. Por eso, para que tomes la mejor decisión según tus expectativas, acá te dejamos cinco cosas que se dicen sobre el mismo: ¿mito o verdad?
1. La casa es muy sucia para la higiene que necesita el parto
FALSO
El parto en casa puede ser incluso más higiénico que en un hospital. Depende de cómo mantengamos la casa. En los hospitales hay cortinas, superficies y materiales más susceptibles de tener bacterias. Incluso existen expertos que recomiendan usar en casa sábanas viejas, sobre un protector plástico, para tener el bebé. Ojo, con esto no decimos que los hospitales sean lugares insalubres, sino que, si quieres tener un parto en casa, hazlo sin el miedo de que no sea un lugar lo suficientemente higiénico.
2. El único objetivo del parto en casa es no utilizar medicamentos
FALSO
Quienes defienden esta forma de nacimiento, además de nombrar las ventajas de un parto fisiológico natural sin contar con intervenciones médicas, hablan de otros múltiples beneficios: los cuidados individualizados basados en las necesidades de cada mujer, el clima de confianza e intimidad que permea todo el proceso y hacer de cada mujer la absoluta protagonista y responsable de este momento. El parto puede ser una experiencia difícil, y la mayor comodidad posible podrían ayudarte a mejorarlo, así que la frase “siéntete como en tu casa” aplicaría perfectamente, porque literalmente estarías en casa.
3. Todas las pacientes son candidatas
FALSO
Cualquier mujer que desee tener un parto domiciliario debe ser previamente evaluada por los médicos para determinar que tengan bajos factores de riesgo. Si bien, hay mujeres que están a favor de partos libres de intervenciones médicas, es necesario recordar la importancia de sí tener asistencia médica durante el embarazo para asegurar que este se desarrolle de la mejor manera.
4. Es imprescindible estar cerca de un hospital o puesto de salud
CIERTO
En caso de que se presente alguna complicación en el proceso del parto, que ponga en riesgo la vida o integridad de la mamá o el bebé, es fundamental hacer el traslado a una unidad médica. Siempre, en cualquier circunstancia, hay que prever todas las posibilidades para evitar cualquier tipo de eventualidad.
5. Los partos en casa sólo son atendidos por parteras y personas empíricas
FALSO
Por el grado de responsabilidad que exige un parto, existen profesionales médicos y enfermeros obstetras certificados para este trabajo. Si te estás decantando por esta opción, no necesariamente debes contactar a una partera como requisito.