Pies hinchados durante el embarazo

De Mamá a Mamá

Pies hinchados... ¿Qué hago?

Ni modo, otras de las molestias que vienen en combo con el embarazo es la hinchazón de pies. Sobre todo se hace mayor al final de la gestación debido al peso, la acumulación de líquidos y al volumen de sangre. Es cierto que también pueden hincharse las manos y los tobillos. Lo importante es que sepamos qué hacer y cómo aliviarnos de esta inflamación.
No cabe duda de que si la hinchazón es muy severa y dolorosa, o si también se te inflama la cara, por ejemplo, debes acudir al médico para iniciar tratamiento. Pero si se trata de la inflamación usual de una mujer embarazada, ¡manos a la obra! Pon los pies en alto mientras duermes o descansas para mejorar la circulación de la sangre.
Aconsejan no cruzar las piernas si estás sentada durante mucho tiempo en el día y tampoco permanecer en la misma posición por mucho tiempo. Hay que moverse, estirar, caminar. Sin duda, la mejor forma de prevenir esta inflamación es haciendo ejercicio frecuente, como caminar, hacer yoga o nadar. Y así también te sentirás menos cansada.
Alimentarte de forma saludable y tomar agua influyen también en la prevención de la molesta hinchazón. Al tomar agua podrá evitar la retención de líquido que tiende a presentarse en esta etapa de la vida. Unos zapatos cómodos son absolutamente claves, que no te aprieten ni lastimen de ninguna forma. Y la receta de la abuela: los pies en agua caliente con sulfato de magnesia o sal marina. ¡Y masajéalos, consiéntete!