5 mitos y verdades sobre la alimentación en la lactancia

Lactancia

5 Mitos y verdades sobre la alimentación en la lactancia

Se dicen muchas cosas sobre lo que conviene o no comer durante la lactancia materna, sobre algunos alimentos que fomentan la producción de leche y otros que la disminuyen, etc. Para despejar dudas y tener claridad sobre este asunto, analizamos algunos mitos comunes para saber qué tan ciertos o falsos son:

1. Cuando la mamá consume alimentos flatulentos, genera gases en el bebé. FALSO. Los gases que se producen en el aparato digestivo de la mujer lactante no pasan a la leche y, por tanto, no llegan al bebé.

2. La malta con huevo aumenta el volumen de la leche producida. CIERTO. La malta pura contiene vitaminas del complejo B que, junto al aporte nutricional del huevo, promueve la calidad y cantidad de la leche materna. Asimismo sucede con el consumo de cerveza sin alcohol.

3. Las mamás con sobrepeso producen más leche y de mejor calidad. FALSO. La calidad y cantidad de leche no aumenta por la acumulación de grasa de la mujer, al contrario, si ha habido un consumo excesivo de grasas animales puede haber un depósito de ácidos grasos de mala calidad.

4. Hacer dieta para bajar de peso durante la lactancia perjudica la producción de leche. CIERTO. Un régimen alimenticio hipocalórico sí puede afectar la producción de leche materna, que requiere un aumento en el gasto energético del cuerpo de la mamá.

5. La mamá que amamanta debe de beber más agua que nunca. CIERTO. Una efectiva producción de leche sí requiere de una ingesta mayor de agua que la cantidad normal que toma un adulto (8 a 10 vasos al día).