Lactancia vegana

De Mamá a Mamá

Cómo llevar una lactancia vegana

Entre las mamás de chile, mole y pozole, debemos de contar con las mamás veganas. En este mundo tan diverso en ideologías y filosofías de vida, cada vez son más las mujeres que deciden no comer ningún alimento procedente de animales y seguir por la ruta del veganismo.

Los expertos en nutrición y lactancia se han puesto en la tarea de estudiar la incidencia de la alimentación de la mamá en la leche materna. Concluyen que aunque los diferentes modos de alimentación, e incluso una dieta deficiente, pueden afectar la composición de la leche para el bebé, ésta seguirá siendo óptima porque el cuerpo es tan sabio que la leche materna utiliza las reservas de la mamá en su composición.

Cuando se habla de una dieta vegana estricta, la principal deficiencia en el cuerpo de mamá, y por consiguiente en la leche que éste produce, es la deficiencia o carencia de vitamina B12. Así, comer solamente vegetales termina por generar ausencia de este complejo vitamínico, fundamental para el desarrollo cerebral y crecimiento del pequeño. Al punto que puede derivar en daños y retrasos neurológicos, por ejemplo.

Pero no cunda el pánico, es imprescindible que las mamás veganas consuman suplementos de vitamina B12 durante el embarazo y durante todo el tiempo que amamanten a su bebé. No olviden que la B12 se encuentra casi exclusivamente en la carne.

Sólo tomen precauciones, mamás veganas, y hablen con su médico de confianza para suplir esa deficiencia de la mejor forma posible. ¡Viva la diversidad!