Consejos para evitar un parto prematuro

De Mamá a Mamá

Consejos para evitar un parto prematuro

Si bien los partos prematuros (antes de las 37 semanas) cada vez pueden manejarse mejor y con éxito gracias a los avances de la ciencia, existe la posibilidad de que acarreen complicaciones para el bebé, sobretodo en su sistema respiratorio. Por eso en la medida de lo posible hay que apostar por un parto normal, es decir entre las 37 y 40 semanas.

¿Qué está en tus manos para evitar las probabilidades de un parto prematuro? Acá te van algunos consejos concretos:

  • Desde el momento en que te enteres de tu embarazo, empieza el proceso de atención prenatal con tu médico elegido. Una permanente supervisión va a vigilar tu salud y el desarrollo adecuado de tu bebé, así como el tratamiento en caso de presentarse alguna anomalía.

  • Si tu médico determina que corres el riesgo de un embarazo prematuro, hay soluciones a través de tratamientos especializados para una pronta maduración de los pulmones del pequeño en camino.

  • Aumenta el consumo de hierro y ácido fólico. Contempla la posibilidad de hacer equipo con un multivitamínico para embarazo, especializado en ofrecerte todo lo que tu cuerpo necesita en esta grandiosa etapa.

  • Controla tu peso. Las mujeres muy delgadas o con sobrepeso tienden a tener más alumbramientos prematuros.

  • No fumes, consumas alcohol o drogas. Esto es esencial para que el embarazo llegue a término.

  • Por supuesto, lleva una alimentación saludable y adecuada y planifica cada etapa de tu embarazo y tu parto.