Molestias normales después del parto | Vitaminas Elevit
Molestias normales después del parto

De Mamá a Mamá

Molestias normales después del parto

Son muchos, severos y sutiles, los cambios en el cuerpo de mamá después de dar a luz. Ellos traen consigo molestias y dolencias que son naturales del proceso que se está viviendo. ¡Nada de qué preocuparse! No olvides que el cuerpo tardó 9 meses en adaptarse a tu bebé y va a tardar un tiempo también en volver a ser el de siempre. Tú dale su tiempo y aún cuando creas que cambió demasiado, disfrútalo, recuerda que nada es eterno, así que tú déjate llevar y vive esta etapa de tu vida al máximo. Acá van algunas de las molestias más comunes que tendrás después del parto …
Acá van algunas de las más comunes…
  • Estreñimiento. Es normal que después de dar a luz, la mujer tarde varios días sin ir al baño, al punto de producir hemorroides. La cicatriz del parto y los músculos perineales que están resentidos pueden llevar a que defecar incluso se torne doloroso. No te preocupes, es normal, solo que si la molestia persiste o es demasiado grave acude con tu doctor de cabecera.
  • Senos adoloridos. Esta parte del cuerpo va a estar súper sensible, incluso al roce o al tacto. Cuando sube la leche, los pechos y pezones pueden hincharse y doler bastante. Sí, sabemos que es incómodo, pero recuerda que te estás preparando para amamantar y te aseguramos que esa experiencia hará que cualquier molestia valga la pena.
  • Desgarro del perineo. Cuando se rompe, en el proceso o lo hace el médico con el bisturí, la piel de la zona que está entre la vagina y el ano, se llama episiotomía. Esto hace doloroso caminar, sentarse, toser y estornudar. Toma tus precauciones e intenta hacer movimientos bruscos que te provoquen más dolor o incomodidad.
  • Escalofríos o calores. Debido a la estabilización de los niveles hormonales, pueden darse sensaciones de frío o de sofocos, es normal y no estás perdiendo la cabeza. Abre las ventanas, ciérralas, abrígate bien o usa ropa ligera, lo que sea que te ayude a estar más cómoda tras el parto.
  • Incontinencia. Por causa de la distensión muscular del suelo pélvico, resulta posible que se te escape orina o materia fecal al hacer esfuerzos o toser. Que esto no te avergüence o te haga sentir mal, una vez más, te recordamos que es una molestia normal tras el parto. Si quieres evitar accidentes puedes prevenirte con toallas sanitarias.
  • Entuertos. Después de dar a luz, el útero va a seguir contrayéndose por varios días, lo cual genera una sensación molesta.
  • Sangrados. Las pérdidas vaginales se irán haciendo más claras, pero al principio incluso saldrán coágulos. Al cabo de dos meses aproximadamente desaparecerán.