Lactancia problemas

De Mamá a Mamá

¿Qué pasa con las mamás que no producen leche?

Por lo general, las madres producen la cantidad necesaria de leche para alimentar a sus bebés. El cuerpo de mamá es tan inteligente que dosifica las necesidades del líquido dependiendo de la frecuencia en la succión y el vaciado de la glándula. Sin embargo, algunas mujeres producen poca leche para amamantar a sus hijos porque padecen de hipogalactia.

¿Cuáles son las posibles causas de la hipogalactia?

  • Cuando los senos tienen poco tejido mamario, es decir, poca glándula para producir la leche. Esto se llama Hipoplasia mamaria. En este caso, se podría optar por una lactancia mixta.
  • Aquellas mujeres que han padecido el síndrome de ovario poliquístico y se les ha dificultado concebir, también pueden tener complicaciones para producir la cantidad de leche necesaria. En estos casos existen medicamentos especializados para tomar durante el embarazo.
  • Las mujeres que previamente a ser mamás han sufrido de anorexia y han experimentado periodos sin menstruación es posible que cuenten con poco tejido mamario para la producción de leche.
  • Aquellas que han sufrido de alteraciones en la glándula tiroides, antes o durante el embarazo, deben controlar sus niveles hormonales para que no incidan en la cantidad de leche generada.
  • La obesidad mórbida puede retardar la adecuada producción de leche.
  • Una hemorragia severa durante el postparto o anteriormente desencadena el síndrome de Shehann. Éste a su vez afecta la hipófisis, que controla el funcionamiento de la lactancia y lleva a la insuficiente producción de leche.
  • Cuando la placenta se separa del útero, inicia la producción de leche. Así es que cualquier resto de placenta retenido puede mermar la generación de leche.
  • Algunas cirugías de reducción de senos pueden conllevar a reducir las cantidades adecuadas de leche materna.

No todas las razones anteriores necesariamente causan hipogalactia, sin embargo, no dudes siempre en consultar a médico sobre cualquier síntoma que percibas asociado con la leche materna. ¡Recuerda que todo tiene solución!