La salud mental en el embarazo | Vitaminas Elevit
Trastornos mentales en embarazadas

De Mamá a Mamá

La salud mental en el embarazo

Es cierto que el embarazo es una época de ilusión y alegría. Sin embargo, durante esta etapa y la de la maternidad no todo es color de rosa: algunas mujeres se hacen más vulnerables a padecer algunos trastornos mentales en el embarazo como ansiedad, depresión, psicosis e incluso trastornos de alimentación. Lo que usualmente sucede es que los síntomas de estos padecimientos se ven confundidos con los simples cambios de humor de origen hormonal.

La depresión es el trastorno que más habitualmente se asocia con el embarazo y más afecta a la salud mental en éste. Sin embargo, en muchas ocasiones pasa desapercibida porque sus síntomas de pérdida de energía, de apetito o de sueño, se creen que son fenómenos naturales de esta etapa. Se calcula que su prevalencia es de cerca de 14% en las 32 semanas de gestación y de 17% a las 35 a 36 semanas. Algunos de los principales factores de riesgo constituyen haber tenido una historia de depresión o antecedentes familiares con este padecimiento. Su tratamiento es el mismo que el utilizado fuera del embarazo, pero asegurándose de que los medicamentos aporten total seguridad al feto.

El trastorno de ansiedad también suele ser un trastorno mental que afecta a la salud mental en el embarazo muy común, incluyendo ataques de pánico y trastorno obsesivo compulsivo. Más aún si este tipo de enfermedades se sufrían desde antes de quedar embarazada. Los ataques de pánico pueden deberse a desequilibrios en la tiroides y también deben ser tratados médicamente, además de cuidar la higiene, el sueño y tener una dieta saludable. Por su parte, el trastorno obsesivo-compulsivo se manifiesta en el embarazo con pensamientos o conductas recurrentes, que no pueden ser controlados con facilidad.

Otro trastorno que podría manifestarse durante la gestación y que afecta a la salud mental en el embarazo es el llamado fobia social. También la tocofobia, o miedo al embarazo y al parto. Asimismo, los trastornos de alimentación durante esta etapa de la vida tienen una prevalencia de alrededor del 5% y son muy delicados por la afectación del bebé. Puede llevar a abortos involuntarios o bajas tasas de peso del recién nacido.

La psicosis en el embarazo tiende a ser rara, pero las mujeres que ya tenían este trastorno antes de quedar embarazadas tienen mayor riesgos de reincidencia. Lo mismo sucede con las mujeres con esquizofrenia que entran en etapa de gestación.

Toda esta información es simplemente para que estemos atentas y no dudemos –nunca- en consultar al médico sobre cualquier cambio de humor o malestar que experimentemos , es importante no menospreciar la salud mental en el embarazo.